Blog del CCI

lunes, 23 de diciembre de 2013

La Gestión de los Cisnes Negros

Los cisnes negros son eventos inesperados con un alto impacto, que una vez sucedidos se racionalizan tratando de justificar qué es lo que ha llevado a esa situación. Se podría decir que es predecir el pasado, tarea a la que algunos políticos y economistas se han aficionado en los últimos años. Los cisnes negros también son la pesadilla de los analistas de riesgos: su probabilidad de ocurrencia es tan baja que es prácticamente despreciable pero su impacto es tan brutal que sería negligente no tenerlos en cuenta.

Todos tenemos cisnes negros, habitan dentro de nuestras cabezas como algo remoto, pero que siempre está al acecho. Cuando estos cisnes son capaces de afectar al funcionamiento de instalaciones industriales nos encontramos con un grave problema, ya que de qué manera podríamos gestionar estos eventos, si su ínfima probabilidad no justifica la aplicación de contramedidas. Afrontarlos directamente resultaría tremendamente costoso, y, por otra parte, en muchas ocasiones, debido a la complejidad de los factores que los desencadenarían ni siquiera somos conscientes de su existencia.

Hace poco, un amigo, responsable del área de control de una instalación industrial, nos explicó de qué manera afrontaban ellos la gestión de los cisnes negros. El método se basa en identificar los cisnes, difundir su conocimiento, y tenerlo siempre presente. Nuestro amigo nos contó que pidió a todo el personal del departamento que pusiera por escrito los cisnes negros de cada uno, esas preocupaciones que como un runrún constante permanecen en un segundo plano en las cabezas de cada uno y se manifiestan en las noches de insomnio.
De esa manera consiguieron recopilar dos docenas de cisnes negros. Los cisnes fueron documentados en una lista y circulados a todo el departamento con el fin de sacarlos a la luz, ya que conocer el problema es el primer paso para poder gestionarlo. Desde entonces, cada vez que se realiza una modificación en los sistemas de la instalación, o se afronta un nuevo proyecto, se tienen en cuenta los cisnes identificados y se incluyen acciones orientadas a mitigar sus efectos, combatirlos, y si es posible hacerlos desaparecer. El ejercicio se repite periódicamente, con el fin de actualizar la lista eliminando los cisnes que ya no son negros e incorporando otros nuevos. La iniciativa, pese a su sencillez ha sido un éxito y ha logrado que todo el equipo sea consciente de peligros que afectan a sus sistemas y que de otra manera serían desconocidos.

La complejidad creciente de los sistemas de información, y la convergencia entre el mundo físico y el virtual hacen necesario que los cisnes negros en los sistemas de control industrial sean tenidos en cuenta. Esta es una manera de comenzar a gestionarlos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario