Blog del CCI

lunes, 21 de marzo de 2016

Nombramientos, porcentajes y viejos retos

Seguramente, en el ámbito socio-político, el Presidente Obama será recordado por multitud de cosas  -buenas y malas, a juicio de quien, en cada caso, las valore-.  En el plano tecnológico, dos son los hitos que han marcado  -o van a marcar-  el inicio y el final de su doble mandato. El 5 de marzo de 2009, apenas seis semanas después de tomar posesión de la Presidencia de los EEUU, nombraba al que formalmente iba a convertirse en primer CIO federal del país norteamericano. El elegido para el puesto sería Vivek Kundra. Ahora, en pleno 2016, la Administración Obama se ha dado un plazo de tres meses para designar al que será, formalmente, su primer CISO federal.

Tal vez no se trate más que de gestos políticos  -lo cierto es que ya había otras personas, anteriormente, responsabilizándose de estos temas, a pesar de que sus tarjetas de visita no llevaran explícitamente el nombre de “Federal CIO”, ni de “Federal CISO”-;  pero, como todo gesto presidencial, podrían servir de incentivo para otras administraciones y empresas. (El 27 de septiembre de 2013, España nombraría como CIO de la Administración General del Estado  -el primero-,  a Domingo Javier Molina Moscoso).

Más allá de los gestos, el ultimo movimiento de Barack Obama en el ámbito tecnológico, parece reafirmar la creencia de que, hoy día, la ciberseguridad es ya una prioridad a nivel directivo, aunque ello, citando al Prof. Peter D. Weill, del MIT, no sea, de momento, más que “una perspectiva demasiado defensiva”. Y  -permítame añadir-  una prueba más de la mayor preocupación que parece haber por “lo ciber” en el ámbito público [en comparación con el que parecen tener las empresas]. (Según datos de ENISA, aproximadamente, uno de cada cuatro países ya dispone, o está en vías de disponer, de una estrategia de ciberseguridad. No me atrevería a avanzar ese mismo porcentaje para el caso de las empresas).

Mientras España se decide a seguir, de nuevo, la corriente impulsada por EEUU en materia cibernética y nombra a su primer CISO nacional, el país europeo sigue avanzando en el desarrollo de su política de protección de infraestructuras críticas con el lanzamiento de un nuevo Plan nacional.

Entre los retos a que habrán de seguir enfrentándose los operadores de este tipo de infraestructuras, aún con el nuevo Plan, destacan el problema de la atribución de la autoría de los ciberataques, las crecientes capacidades  -y, con ellas, la creciente ciberdependencia-  de las redes inteligentes y las relaciones entre sus áreas de TI y de TO.

Profundice en estos y otros temas en nuestro "Boletín". ¡Suscríbase aquí y disfrute cada semana con su lectura!

No hay comentarios :

Publicar un comentario