Blog del CCI

lunes, 5 de septiembre de 2016

Estimaciones corporativas y valores personales

En el transcurso de una entrevista que me realizaron, la pasada primavera, para una cadena de television internacional, el entrevistador  -con el que tuve la oportunidad de hablar sobre el pasado, presente y futuro de la ciberseguridad-  me preguntó cuánto dinero se escondía tras el telón del ciberdelito. “Dos millones de millones [billones] de euros” fue mi repuesta, citando un [entonces] reciente informe de Juniper Research. Han pasado apenas unos meses desde aquello, pero actualmente dicho número ha sido superado ampliamente: Cybersecurity Ventures informa hoy de que el coste total, mundial, del ciberdelito alcanzará, para 2021, tres veces esa cifra.

Se antoja un buen argumento para hacer que la gente entienda la importancia de lo cíber. Mientras tanto, los hechos siguen mostrándonos que, si bien ese no es el único riesgo para las organizaciones, sí es uno del que pocas instalaciones industriales se ven capaces de huir.

¡Los iraníes los conocen bien! He dicho “… los conocen …”. Bueno, me refiero a que: 1) conocen el coste de los ciber problemas (estoy convencido de que disponen de sus propias cifras  -sin duda, una lección positiva de Stuxnet-); y 2) conocen, también, que nadie está a salvo. Prueba de ello, han puesto en marcha una serie de ciber-inspecciones periódicas, rutinarias, que les ha llevado a descubrir un par de plantas industriales infectadas (otra vez).

Pero las preocupaciones de carácter nacional no son las únicas cibercausas tras los problemas que inquietan a los operadores industriales. La amenaza interior, la mayoría de las veces debida a solitarios empleados (o ex-empleados) insatisfechos y/o ambiciosos, constituye la mayor amenaza. ¡Ese es el porqué de que la ética de cada profesional también sea un asunto clave! Por tanto, dada la era de la Internet industrial en la que nos adentramos, recuerde cultivar, no sólo sus habilidades y competencias técnicas, sino, también, sus valores personales más interiores.

Profundice en estos y otros temas en nuestro "Boletín". ¡Suscríbase aquí y disfrute cada semana con su lectura!

PD: Permítame compartir con Ud. un pequeño  -y seguramente estúpido-  hito personal. Con el de hoy, supero, por fin, los ochenta y cinco boletines que mi predecesor, co-fundador de este Centro y, sin embargo, buen amigo, Ignacio Paredes, publicó entre el 3 de junio de 2013 y el 12 de enero de 2015. Gracias por poner unos cimientos tan firmes, Nacho. ¡Un abrazo!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada